Mutualidad - Régimen de Autónomos

La Mutualidad de la Abogacía como alternativa al Régimen de Autónomos

Una persona que sea abogada y que esté decidido a colegiarse para ejercer, debe tomar la decisión de elegir entre hacerlo siendo parte del Régimen de Autónomos (RETA) o bien hacerlo a través de la Mutualidad de la Abogacía, es decir, entre un sistema financiero de reparto o un sistema de capitalización individual.

Para ello hay que plantearse una serie de cuestiones que son clave y que te vamos a detallar a continuación.

Edad de jubilación

Tanto en el Régimen de Autónomos como en la Mutualidad de la Abogacía la edad de jubilación son los 67 años, aunque en el caso de la segunda se puede anticipar a los 65 años.

Gestión del dinero

En el RETA se realiza una Gestión Pública, mientras que en la Mutualidad de la Abogacía es Privada.

Pertenencia de las cuotas que abonas

En el Régimen de Autónomos pertenecen a la Seguridad Social, mientras que en la Mutualidad de la Abogacía pertenecen al propio usuario.

Aportación

En el RETA es el Gobierno quién determina la aportación que debes realizar, la cuantía de la misma y su revalorización. En el caso de la Mutualidad de la Abogacía la aportación es decidida por el abogado, pudiendo elegir cuanto desea aportar y periodicidad, siempre por encima de los mínimos estipulados por la ley.

Aportación mínima para nuevas altas

En el RETA es de 60 euros al mes, mientras que en la Mutualidad de la Abogacía parte de los 25 euros al mes.

Coberturas

En el caso del Régimen de Autónomos se añaden todas las coberturas, sin importar que las desee contratar o no las necesite. En el caso de la Mutualidad de la Abogacía se incluye cobertura de fallecimiento y las incapacidades permanente y temporal profesional.

Incrementar el plan de cuotas

En el RETA se puede incrementar hasta los 48 años, mientras que en la Mutualidad de la Abogacía , por encima de los mínimos, puede incrementarse de forma libre.

Pérdida de cuotas en e caso de fallecimiento o baja del sistema

En el RETA, . En el caso de la Mutualidad de la Abogacía, No.

Posibilidad de ejercer la abogacía tras la jubilación

Con el RETA se puede seguir ejerciendo pero con limitaciones, las cuales no existen en el caso de la Mutualidad de la Abogacía.

Cambiar de opción si es necesario

El Régimen de Autónomos no permite el cambio de opción y, una vez afiliado, deberás continuar siempre en el mismo. Por su parte, la Mutualidad de la Abogacía permite cambiar de afiliación al RETA si así lo deseas, sin perder el capital que se haya constituido en la Mutualidad.

De esta manera hay diferencias entre ambas opciones, siendo la Mutualidad de la Abogacía la opción más empleada por parte de la gran mayoría de personas porque tiene numerosas ventajas con respecto al RETA.

criptomonedas tributacion

La tributación de los ingresos en criptomonedas

Una de las dudas frecuentes para todos aquellos que se deciden a entrar de lleno en el mundo de las criptomonedas es conocer cómo es la tributación de los ingresos en criptomonedas.

Una criptomoneda es una moneda virtual que se puede intercambiar por otras monedas tradicionales y que puede emplearse tanto como método de pago o como inversión. La más popular es Bitcoin, aunque existen otras muchas criptomonedas como Ethereum, Litecoin, Ripple….

La Agencia Tributaria ha decidido tomar medidas para evitar la evasión de impuestos y el blanqueo de capitales, por lo que decidió incluir a las criptomonedasen su Plan Anual de Control Tributario y Aduanero en 2018, tratando así de estudiar «la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas«.

Criptomonedas cono medio de pago

El utilizar las criptomonedas cono medio de pago está extenta de IVA, ya que no se aplica el IVA a la hora de transmitir las divisas virtuales, tan solo se aplica en la compra de bienes o servicios, al igual que si el pago se realizase en euros.

Además tampoco se aplica sobre ellas el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Criptomonedas como inversión

Las criptomonedas como inversión mediante un broker sí deben declararse, ya que las operaciones de compraventa o trading de monedas digitales pueden originar ganancias o pérdidas patrimoniales.

Ganancias patrimoniales

De esta forma en el caso de las ganancias patrimoniales, si inviertes en monedas digitales tendrás que declarar las ganancias de manera directa en la declaración de la Renta, haciendo que formen parte de las ganancias patrimoniales de la base imponible de ahorro.

En este sentido el impuesto que se tendrá que pagar dependerá de la cantidad ganada.

Impuesto sobre el patrimonio

En este impuesto se grava la titularidad del conjunto de bienes y derechos económicos, por lo que sí deben incluirse las criptomonedas.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

En el caso de que recibas algún tipo de herencia o donación en criptomonedas, deberás declararlas en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, basándote para ello en la normativa de la Comunidad Autónoma en la que residas.

Minado de criptomonedas

La minería es una actividad que consiste en la utilización de la potencia de un ordenador para realizar cálculos y, a cambio, se reciben criptomonedas. Por este motivo se considera que la minería de criptomonedas es una actividad económica y, por tanto, está sujeta a tributación.

declaracion renta españa

Manual como hacer la declaración de la renta en España

La campaña de la Renta se prolonga hasta el próximo 1 de julio, fecha límite para poder presentar la declaración, poniendo fin así a los tres meses de los que dispone los contribuyentes para cumplir con sus obligaciones fiscales.

Si es la primera vez en la que vas a hacer la declaración de la Renta, te dejamos con una pequeña guía que te ayudará en el proceso.

Cantidad mínima para hacer la declaración

Aunque la mayor parte de las personas físicas se encuentran obligadas a presentar la declaración por el IRPF, existen algunas excepciones:

  • En el caso de que no se superen los 1.000 euros brutos anuales sumando todos los ingresos del año, no hay obligación de presentar la declaración de la Renta.
  • Si no se superan los 22.000 euros brutos anuales que provengan de un mismo pagador, no hay obligación de presentar la declaración.

Pese a que en algunos casos no hay obligación a presentarla, sí se aconseja para poder verse beneficiado de deducciones o recibir una devolución.

Cómo se hace la declaración de la renta

Una vez que sepas si estás obligado a hacer la declaración de la Renta, debes decidir si vas a realizar la presentación a través de Internet o en las propias oficinas de Hacienda de manera presencial.

En el caso que optes por la vía presencial tendrás que solicitar cita previa para acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria en la hora y fecha indicada.

Ten en cuenta que el 1 de julio es la fecha tope para la presentación de las declaraciones con un resultado «A devolver«.

Documentación necesaria para hacer la declaración

Antes de iniciar los trámites de Declaración de la Renta se deben reunir diferentes documentos, siendo los más importantes los siguientes:

  • Documentos laborales: La empresa o empresas para las que se haya trabajado deben facilitar toda la información relativa a lo que se ha percibido así como las retenciones realizadas. En el caso de que el contrato finalizase durante el año anterior serán necesarios documentos relativos al despido o cese.
  • Documentos bancarios: La entidad bancaria debe informar de los movimientos que se hayan realizado y que puedan llegar a ser relevantes para la declaración de la renta, como pueden ser las deducciones de un plan de pensiones o una hipoteca.
  • Otros: En el caso de que se haya adquirido una vivienda se necesitarán los documentos de la compra. Si se tiene una hipoteca los recibos de los seguros y, en el caso de un alquiler, las cantidades pagadas y el NIF del arrendador. Además se deben aportar las referencias catastrales de los inmuebles en los que se estén residiendo o sean de tu propiedad.

Solicitar y confirmar el borrador de la renta

Una vez que se dispone de toda la documentación, se podrá solicitar el borrador mediante los servicios Renta Web o la aplicación móvil de la AEAT.

Cuando se haya revisado el borrador se puede confirmar automáticamente para proceder inmediatamente a su presentación, o bien crear un borrador propio si no se está conforme o hay algún dato que modificar.

Para finalizar bastará con incluir el número de cuenta (IBAN) de la cuenta bancaria y firmar la Declaración de la Renta.

Pagos de la renta

Cuando una Declaración de la Renta dé un resultado A Devolver será Hacienda quién deba pagar, mientras que si el resultado es A Ingresar será el usuario quién deba pagar.

Si sale A Devolver Hacienda suele hacer efectivo el pago en un plazo de un mes, aunque por ley la devolución no debe superar los seis meses, estando obligada en caso contrario a pagar un interés por demora.

Si sale A Ingresar se puede realizar el ingreso en un solo pago o fraccionado en dos.

exencion de impuestos

Qué es la doble imposición jurídica internacional

¿Qué es la doble imposición?

Podemos entender como doble imposición el hecho de que una misma renta esté sujeta a dos o más tributos que sean similares, generalmente suele ser a dos impuestos que gravan la renta. Este fenómeno puede darse entre impuestos de un mismo país, lo cual es menos habitual, o como consecuencia de la colisión entre las normas de dos países distintos, en cuyo caso esa doble imposición se denomina doble imposición internacional. Es decir en la doble imposición internacional se grava la misma renta por dos países debido a determinadas circunstancias que se pueden resumir en:

  • La relación directa del país que quiere gravar la renta y la persona que la ha obtenido. Esto puede ser motivado por residencia o por nacionalidad, es decir, existe una vinculación directa entre ese país y la persona a la se quiere gravar la renta
  • La relación entre la renta y el país. Cada país pretende gravar todas las rentas que se generen en su territorio

Aquí nos atañe la denominada doble imposición jurídica, consistente en gravar una misma renta de un contribuyente en dos o más países o Estados. Esta doble imposición es la que intentan de evitar los Tratados Internacionales para evitar la doble imposición. Pero también es cierto que no en todos los casos existe un Tratado para evitar dicho fenómeno, produciéndose efectivamente esta doble imposición en muchas ocasiones, es decir, un mismo sujeto pasivo tributario tiene la obligación de pagar impuestos sobre la renta generada a dos Estados independientes. Por lo tanto esta doble imposición podemos apreciarla en dos supuestos:

  • Por un conflicto de doble residencia: El contribuyente es considerado como residente por dos o más Estados, por lo que tributa en más de un sólo Estado por su renta
  • Por imposición del Estado de residencia: El contribuyente está sometido a tributar en su Estado de residencia por rentas que provienen de otro Estado (Estado de la fuente)

En definitiva este problema se da porque dos sistemas tributarios independientes emplean criterios distintos para determinar tanto las rentas que están sujetas a gravamen como para determinar que ciudadano se considera residente.

Los Estados son conscientes de este hecho, por lo que toman ciertas medidas legislativas para evitar esta doble imposición jurídica internacional. O bien el Estado de forma unilateral legisla para evitarla, o bien los Estados acuerdan Tratados internacionales para evitar esta doble imposición entre ellos. Estos Tratados pueden ser tanto bilaterales como multilaterales (Convenios de Doble Imposición).

Los convenios suscritos por España suelen emplear:

  1. Método de exención, que supone el no gravamen en España de las rentas gravadas en el extranjero. El Estado de residencia renuncia, por tanto, a gravar las rentas obtenidas en el Estado fuente.
  2. Método de imputación, o método del crédito fiscal, aquí se incorpora la renta obtenida en el otro Estado (fuente) a la base imponible del Estado de residencia. De este modo se establece una deducción de la cuota del impuesto igual a:
    • Modalidad de imputación integral: se deduce la totalidad lo pagado en el extranjero (Estado fuente)
    • Modalidad de imputación parcial: la deducción no puede exceder del impuesto en el  Estado de residencia (antes de la deducción) correspondiente a las rentas que han motivado aquel gravamen.

Ahora bien como mencionamos anteriormente cada caso concreto depende de qué países se encuentran en relación y de en cuál de ellos reside el contribuyente, por lo que habrá que atender a la existencia o no entre esos países de un Convenio de Doble Imposición.

ENLACE TABLA DE PAISES CON CONVENIO DE DOBLE IMPOSICIÓN CON ESPAÑA

http://www.minhafp.gob.es/es-ES/Normativa%20y%20doctrina/Normativa/CDI/Paginas/CDI_Alfa.aspx