¿Qué es el Delito de Odio y qué conductas castiga?

el delito de odio

El delito de odio o la acción de fomentar la violencia contra otras personas o grupos por razones ideológicas, étnicas, racistas, religiosas… busca la protección del respeto a las personas que son diferentes. De esta manera, se trata de buscar la igualdad y la dignidad de todos los ciudadanos.

Conductas castigadas por el delito de odio

El delito de odio castiga diferentes conductas:

Aquellas personas que se encarguen de promover, fomentar e incitar de manera directa e indirecta al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra otras personas. Para ello se debe atacar por: motivos racistas; antisemitas; ideología; creencias; religión; etnia, raza; sexo; orientación o identidad sexual; discapacidad; etcétera.

También las de aquellas personas que se encarguen de la producción o posesión de material que promueva odio, hostilidad, discriminación o violencia por los mismos motivos indicados; y lo faciliten a terceras personas.

Por otro lado, también se castiga la conducta de quienes de forma pública nieguen, trivialicen de forma grabe o enaltezcan delitos de lesa humanidad, genocidio o contra bienes protegidos o personas. Siempre que todo ello haya tenido lugar por los motivos anteriormente mencionados y otros similares.

El delito de odio, recogido en el artículo 510 del Código Penal, castiga las conductas anteriores con una pena de prisión de 1 a 4 años, así como una pena de multa de 6 a 12 meses. Si se realizan a través de un medio de comunicación social, se imponen en su mitad superior.

De esta manera, se sanciona a todos aquellos que promuevan algún tipo de discriminación, odio y violencia contra asociaciones o grupos por diferentes motivos. El elemento nuclear para este hecho delictivo consiste en expresiones, califacativos, expresión de epítetos y que contiene un mensaje de odio; y este se transmite de forma genérica.

Artículo relacionado:  Sociedad de gananciales o régimen de separación de bienes ¿a cuál aplicar?

Este tipo de actitudes y expresiones, por su gravedad, hieren los sentimientos comunes a una ciudadanía.

Derecho Civil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *