Las ayudas para el alquiler de viviendas a familias necesitadas

alquiler social viviendas

En esta ocasión te vamos a hablar del alquiler social y los requisitos que debes cumplir para poder acceder a la solicitud de una de este tipo de viviendas.

El Fondo Social de Viviendas fue creado a través de un convenio entre los Ministerios de Economía y Competitividad, Sanidad y Servicios Sociales e Igualdad, además de por algunas entidades bancarias, un fondo a través del cual familias que cumplan con una serie de requisitos pueden acceder al alquiler de viviendas, como es el caso de que se encuentren en riesgo de exclusión social.

Pueden acceder al alquiler social aquellas personas que hayan perdido su vivienda habitual desde el 1 de enero de 2018 en favor de alguna de las entidades de crédito que son parte de este convenio. Además, deben ser individuos que se encuentren en alguna de estas circunstancias:

  • Se ha desalojado a las personas a través de una demanda de ejecución por impagos de préstamos no hipotecarios o hipoteca.
  • El procedimiento de ejecución hipotecaria ha ocasionado adjudicación de vivienda pero no se ha realizado aún el desalojo.
  • Se ha dado una situación de dación en pago, aunque aún no se haya abandonado la vivienda.

Requisitos para solicitar el alquiler social

Aquellas personas que quieran recibir ayudas para el alquiler de una vivienda deben cumplir con una serie de requisitos, siendo los dos principales que los ingresos percibidos no pueden estar tres veces por encima del IPREM, y no pueden ser propietarios de una vivienda, ni la persona que lo solicita ni nadie de su unidad familiar.

Además de esto, hay que encontrarse en alguna de estas situaciones:

  • Estar desempleado o no percibir ninguna prestación por haberlas agotado.
  • Ser parte de una unidad familiar en la que haya hijos menores.
  • Familia que sea monoparental y que tenga dos o más hijos a su cargo.
  • Si alguno de los miembros de la unidad familiar tiene un grado mínimo de discapacidad del 33% o que no pueda trabajar.
  • Que alguno de los miembros de la unidad familiar haya sufrido violencia de género.
  • Tener una edad superior a los 60 años.
  • Ser una persona en situación de dependencia o padezca discapacidad.
  • Ser una persona que por tener un aval ha tenido que asumir deudas de nietos o hijos y que esté prejubilado o jubilado.
  • Cuando una persona se encuentre en una situación vulnerable, detectada por los servicios sociales, una ONG…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *