¿Qué es la Ley de Condominios (Inmobiliario)?

Ley de Condominios España

Para entender qué es la Ley de Condominios es importante saber que un condominio es la situación en la que varios propietarios tienen en común un bien, que no se puede dividir de una manera tangible o física, por lo que comparten su propiedad, pero que sí es posible dividirlo de forma legal a través de cuotas que corresponden a cada uno de los propietarios.

Aplicando esta ley al ámbito inmobiliario, se puede dar, por ejemplo, en aquellos casos en el que dos cónyuges adquieren una vivienda por mitad y proindiviso. Esta situación precisamente puede llegar a provocar un conflicto cuando los copropietarios no quieren encontrarse en esta situación, como si unos hermanos heredan una vivienda y no tienen la misma idea sobre el inmueble, es decir, que uno puede querer venderlo y/o alquilarlo, y otro no, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que ninguno de los copropietarios está obligado a continuar en la comunidad, por lo que es posible solicitar su división. Este es un derecho reconocido a cada copropietario si bien se puede acordar que se mantenga su indivisión por un periodo de hasta 10 años.

En el caso de una vivienda, al ser indivisible, las posibilidades existentes si uno de los copropietarios no quiere continuar son:

  1. El bien indivisible es adjudicado a uno de los copropietarios, que debe pagar el precio correspondiente a la cuota del resto.
  2. Vender el bien y que la cantidad obtenida se divida entre todos, así como en función de su aportación.

De esta manera esta división puede producirse de diferentes maneras:

  • Acuerdo entre las partes.
  • Mediante un arbitraje de común acuerdo entre los diferentes copropietarios.
  • Vía judicial o interposición de una demanda en el caso de que no se haya podido llegar a un acuerdo. En este caso, el proceso puede acabar derivando en una subasta pública del bien.
Artículo relacionado:  España es el segundo país con herencias y donaciones más altas

Al margen de lo anterior hay que tener en cuenta que la división del bien común no afecta a los derechos de terceras personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *